Fotografías | Sarah Alvarado

MANUFACTURING, THE RAVAGES OF THE TIME | Ana del Águila | Mayo 27, 2017

 

 

 

En Tijuana desde la década de los sesenta, se han producido grandes naves industriales que han creado diversos escenarios que oscilan entre lo inestable y peligroso. La ubicación geográfica de la ciudad, ha concebido el surgimiento de maquilas que utilizan la mano de obra barata, costos de producción minimizada y la disponibilidad de los servicios públicos como el agua, drenaje y luz.

 

Para Ana Del Águila, el crecimiento de la industria maquiladora principalmente extranjera ha generado también una consecuencia de gran impacto en nuestro medio ambiente y se ve reflejado en Manufacturing, the ravages of time, una serie de piezas que abordan la problemática de los residuos tóxicos provocados por la industria en nuestra ciudad, un tema que pareciera ser minimizado por el Estado.

 

Sin embargo, existen normas que establecen que cada residuo tóxico producido por la industria maquiladora debe ser enviado a su lugar de origen, siempre y cuando la mate- ria prima haya sido importada a nuestra ciudad, a pesar de ello, en los años de 1994 y 2000 se registraron alrededor de 3,383 resoluciones en contra de la industria maquila- dora por infracciones, a consecuencia del impacto ambiental producido en Tijuana.

 

Manufacturing, the ravages of time, es una introducción visual dónde la investigación científica y la crítica se yuxtaponen, dando como resultado piezas que muestran como ejemplo, las figuras geométricas de las moléculas que se encuentran en el suelo arcilloso de Tijuana; también observamos imágenes aéreas de las maquilas y formulas quími- cas en donde se muestra con claridad las moléculas tóxicas que existen en el aire.

 

En este recorrido aparentemente analítico también encontramos delicados dibujos con escenarios industriales en color sepia, figuras humanas, fachadas industriales y paisa- jes nos producen la idea de estar observando una escena de ciencia ficción.

 

Por ultimo Del Águila nos muestra unas piezas con degradados y pigmentaciones oscuras, siendo estos en realidad muestras de los filtros, con los cuales los científicos miden la contaminación en la atmosfera, por ciertos períodos de tiempo. Cada una de estas técnicas presentadas, suman sin duda un recorrido agudo para lograr dimensionar como el aire y el suelo de nuestra ciudad se ha estado contaminado desde hace décadas.

 

Mónica Arreola

 

*Ana del Águila agradece la asesoría de las doctoras Emigdia Sumbarda Ramos y Sugey Toledo Arangure, y al fallecido doctor Guillermo Rodríguez Ventura, que aportó grandes avances a la investigación de la contaminación en Tijuana.

 

© 2012-2020, 206 arte contemporáneo.

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Tumblr Icon
  • Black Flickr Icon